Cooking America! Reviews

MG Cooking by Juan Luis García_4
Foto by Juan Luis García

El Primer Palau: La divertida madurez de Mercedes Gancedo

Por Xavier Pujol, para Revista Musical Catalana

“La primera parte acabó con las conocidas Cinco canciones negras de Montsalvatge, unas preciosas piezas sencillas, que entregan todo su encanto cuando además de cantar correctamente, como fue el caso, se añade a la interpretación un poco de picardía , fino sentido del humor, atrevimiento y no poca soltura. De todo ello hubo, y mucho.

(…) En la segunda parte el concierto dejó de ser convencional para convertirse en un acto artístico nuevo lleno de ingenio y gracia. (…) Gancedo y Miralles estuvieron deliciosas: tocaron, cantaron, jugaron, escenificaron, todo hecho con seguridad, con madurez, con conocimiento”.

Crítica completa aquí

La cantera del Primer Palau

Por Pablo Meléndez-Haddad, para El Periódico

(…)”este acto que tenía como principal atractivo la actuación de la triunfadora de la edición del año pasado, la soprano argentina Mercedes Gancedo –primera vez que ganaba un cantante–, quien, acompañada al piano por una sensible, concentrada y eficaz Beatriz Miralles, ofreció un aplaudido recital de ‘Lied’ imponiendo una voz de timbre luminoso y con un brillante metal, una tesitura amplia con los extremos bien asentados, dicción clara y un fraseo fantástico, expresivo y muy coherente con los textos”.

Crítica completa aquí

I hate music, but I like to sing!

Por Aina Vega, para Barcelona Clásica. 

“La voz joven pero sólida de Gancedo hizo aflorar mil matices a lo largo de la velada, siendo especialmente bella en los graves, solvente en el centro y brillante en los agudos, sin caer en las estridencias ni los vibratos gratuitos. Siempre con una proyección estimable, afinación excelente, dicción clara y precisa y un dominio insultante de los reguladores, su interpretación nos hizo pasar por estadios de melancolía, alegría, tristeza, buen humor, sensualidad, sorpresa y aturdimiento”.

Crítica completa aquí

Una noche para celebrar el talento

Por Sílvia Pujalte, para Nuvol.

“Mercedes Gancedo es muy joven, pero está construyendo su carrera con una madurez admirable, la misma madurez que podemos apreciar en sus interpretaciones. (…) Mercedes Gancedo tiene una voz de timbre muy bonito que difícilmente suena tensa ni esforzada; ni siquiera se apreciaron en las primeras canciones los lógicos nervios que se reflejan en la voz de cantantes más experimentados.

A continuación comenzó el viaje americano; el resto del programa estaba integrado por tres ciclos incluidos en primera grabación de las dos artistas, Cooking America! (…) La interpretación de este ciclo y el siguiente fue teatralizada y festiva, sí, pero rigurosa, una cosa no quita la otra; su espectáculo está rodado y se nota, como se nota la compenetración entre ambas artistas”.

Crítica completa aquí

CRÍTICA DISCO / Dos artistas importantes: Mercedes Gancedo y Beatriz Miralles

Por Santiago Martín Bermúdez, para Revista Scherzo. 

“Dos mujeres muy jóvenes, la soprano argentina Mercedes Gancedo y la pianista Beatriz Miralles dan un recital que se sale del repertorio frecuente bajo el lema Cooking America! (…)

Un recital que posee dosis de humor, de casticismo estilizado, de lírica popular y culta, un recital en que Mercedes Gancedo se luce por el refinamiento de su voz (…) Es la suya una voz de bello color y da la impresión que de amplio alcance en cuanto a volumen, aunque esto no se puede asegurar con un registro. (…)

El acompañamiento de Beatriz Miralles renuncia a la brillantez y se pone al servicio de darle casa, clima y arropamiento al despliegue vocal de Gancedo. Hay en Miralles una belleza de toque, una capacidad de insinuación que nos hace desear oírla en un recital como solista. (…)”

Crítica completa aquí

Consolidaciones inesperadas

Por Mercedes Conde Pons, para Revista Musical Catalana

“Gancedo posee una voz preciosa, de timbre aterciopelado y muy bien conducido, muy homogéneo y con una proyección adecuada sin ser aturdidora. Una extraña madurez vocal y, sobre todo, musical, dentro de un cuerpo menudo y una sonrisa generosa. (…) Tan grande fue su capacidad de impresionar mediante la sencillez en la expresión y una intimidad entendida desde la ausencia de deseo de impresionar. Y es así, precisamente, como consiguió el efecto contrario. Verschwiegene Liebe (Amor secreto) de Hugo Wolf fue una absoluta delicia, como también lo fue “Nadie más que mi corazón solitario” de PI Tchaikovsky, siempre en diálogo con el delicado pero intenso pianismo de Beatriz González Miralles, con quien se hacía evidente una comunión profunda.

En la parte final de su actuación, Gancedo regaló al público tres canciones de Alberto Ginastera y Encantamiento de Guastavino. Una delicia; poco más se puede añadir. Después de esta actuación, Mercedes Gancedo ya es una realidad, preparada para alcanzar metas dignas de su talento indiscutible. Enhorabuena!”

Crítica completa aquí

Apetitoso soufflé con Mercedes Gancedo y Beatriz González Miralles

Por Elio Ronco Bonvehí, para Cutural Resuena

“Gancedo es una artista completa con una personalidad ya madura. Su voz rezuma frescura y su técnica es impecable, lo que le permite concentrarse en la interpretación, que en su caso y como pasa con los verdaderos artistas, no se limita a lo vocal. Transmite emociones con los gestos, las miradas y, como no, con su voz y los mil matices que sabe extraerle. Su expresividad surge del control del timbre y de la forma de hilar las frases musicales, pero también en la forma de decir el texto, de dar sentido y carácter a cada palabra no solo por medio de la melodía en la que se encuentre encajada, sino también por la forma en que es pronunciada. Donde más se notó fue, como es natural, en las canciones de sus compatriotas argentinos Ginastera y Guastavino, en las que demostró desparpajo y sensibilidad a partes iguales. La conexión con la pianista Beatriz González Miralles fue absoluta. Desde la sutileza de las sonoridades nebulosas de Debussy a la contundencia virtuosística de algunas canciones de Ginastera, la pianista demostró una gran versatilidad estilística”.

Crítica completa aquí 

Mercedes Gancedo y Beatriz González Miralles, al Festival LIFE Victoria: innovación terapéutica

Por Redacción de Barcelona Clássica

“El Festival LIFE Victoria ha presentado en concierto en la soprano Mercedes Gancedo y la pianista Beatriz González Miralles en un formato inédito: un recital aperitivo en la Galería Carles Taché. Podemos decir que se han roto moldes: ha sido un concierto que no se ha hecho en ningún auditorio, ni teatro, ni iglesia. Tampoco el horario (mediodía del sábado) era el habitual. Y a pesar de todo ello, podemos afirmar que ha sido un éxito.

(…) Hay que añadir que la dicción, tanto del francés como del inglés, ha sido fantástica y la calidad técnica, expresiva y comunicativa, tanto del instrumento como vocal, ha rozado la excelencia. Desde el primer minuto, cantante y pianista han formado un tándem donde destacaba su sintonía.

(…) Para redondear el día, nos han regalado dos bis: una pieza de Tchaikovsky (Nur Wer die Sehnsucht Kennt) y una de las canciones negras de Montsalvatge (Canto negro). Ha sido el cierre perfecto para un concierto innovador pero, sobre todo -y esto es algo de agradecer estos días-, realmente terapéutico”.

Crítica completa aquí

Bernstein abre el apetito

Por Rosa Massagué, para El Periódico

“(…) quien sí compuso sobre recetas culinarias fue, muchos años después, Leonard Bernstein. Y fueron estas recetas las que cantó la soprano argentina Mercedes Gancedo cerrando el recital-aperitivo, bajo el título de ‘Soufflé!’ que ofreció el 7 de octubre en la Galería Carles Taché dentro del festival LIFE Victoria. Acompañada al piano por Beatriz González Miralles, la cantante empezó su suflé a la hora del vermut con canciones de dos compositores argentinos, de Carlos Guastavino y Alberto Ginastera.

De la alegría de ‘Chacarera’, Gancedo y Gonzalez Miralles pasaron al lamento de ‘Triste’, una canción en la que es imprescindible la compenetración entre piano y voz y que ambas resolvieron con brillantez, especialmente la soprano que supo destilar toda la pesadumbre que acarrea la canción. El suflé siguió creciendo con piezas de Claude Debussy y de Gabriel Fauré. Y así acabó la parte digamos más convencional del concierto en la que la soprano sacó a relucir su hermosa voz aterciopelada y consistente, la naturalidad de su canto y un fraseo que fluye con elegancia. (…)

Con estas divertidas canciones de Bernstein la soprano, además de poner de manifiesto sus cualidades vocales, también demostró su capacidad actoral que es mucha, así como su gran simpatía. (…)”

Crítica completa aquí

 

Descargar-el-Dossier-en-PDF
Dossier Cooking America!